viernes, octubre 20, 2017
Inicio > Entretenimiento > Dominicano bate récord Guinness en canto

Dominicano bate récord Guinness en canto

El dominicano Carlos Silver logró batir el récord Guinness tras cumplir su promesa de interpretar canciones por más de 105 horas. Silver se convierte en el doceavo dominicano en entrar en el libro de récords mundiales.

Carlos Silver (Fuente externa)

Al finalizar  su hazaña dijo que “si pudiera hacerlo, fuera a la casa de cada uno de ustedes para besarlos y abrazarlos, porque sin su apoyo, esto no hubiese sido posible”.

A las 10: 30 de la noche del jueves 15, Silver rompió el récord que ostentaba el hindú Sunil Waghmare. Cuando rayaron las diez y treinta de la noche el cantante interpretaba la canción “A mi manera”. Una ensordecedora ovación y el estallido luminoso de fuegos artificiales que relumbró entre chillidos y lágrimas, encontró a un Carlos Silver que besó varias veces la bandera dominicana que llevaba sobre el cuello.

Silver fue ingresado en la clínica Cruz Jiminián, donde profundizaron las observaciones a su condición de salud, luego de casi cinco días de sacrificio, que culminó en gloria.

El cantante luchó contra viento y marea para lograr el cometido que se propuso.  Superó las condiciones humanas y logró 105 horas de canto, donde se pusieron a prueba sus pulmones, su capacidad de resistencia y sobre todo la exigencia humana de que cuando se quiere se puede.

La casa de cristal ubicada en la explanada frontal de Sambil, se convirtió en un punto de encuentro para los dominicanos y extranjeros que abarrotaron el lugar, desafiando las horas de sol calcinante y el frío de las noches.

República Dominicana tiene antecedentes sobre estos hitos históricos y uno de esos casos lo constituyó el locutor JM Hidalgo quien habló ante un micrófono en noviembre del 2002 más de 80 horas consecutivas en la emisora Zol 106.5 FM.

David Santamaría Maggiolo, fallecido en el 2013, aparece en el World Guinness Records cuando ganó el Record Mundial de Guinness tras permanecer 500 horas frente a un micrófono sin dormir ni comer.