El valor de la capacitación en materia de prevención de Lavado de Activos

Félix Paredes Jiménez.

Por: Félix Paredes
Abogado, especialista en Lavado de Activos

La Ley 155-17 contra el lavado de activos, financiamiento del terrorismo y de la proliferación de armas de destrucción masiva hace referencia a que uno de los focos principales del programa de cumplimiento es la implementación de políticas y procedimientos que garanticen altos estándares de capacitación de los funcionarios y empleados a nivel general de los llamados sujetos obligados.

Lo cierto es que, actualmente, muchos no reconocen la importancia que poseen las capacitaciones sobre prevención de lavado de activos de su personal: algunos porque no les interesa, otros porque entienden que es un gasto innecesario, y muchos porque desconocen el valor agregado y las consecuencias que conlleva el no cumplir con esta disposición de la ley.

A pesar de que ya casi han pasado dos años desde la promulgación de la referida ley, lo cierto es, que el desinterés de muchos sujetos obligados por el cumplimiento de este cuerpo legislativo, es debido a que aún hace falta mucha cultura de cumplimiento y concientización a lo interno de las empresas obligadas, por lo cual es de suma importancia que la alta gerencia de las entidades tomen un papel más activo en este sentido, ya que un error marcado en muchos, es la creencia de que todo lo relacionado a la prevención de lavado de activos corresponde al Oficial o Gerente de Cumplimiento.

Por otra parte, muchos sujetos obligados entienden que los fondos destinados a la capacitación en materia de prevención de lavado de activos es un gasto innecesario, sin embargo, contrario a ese pensamiento, cualquiera que sea la capacitación que se imparta a un personal es una inversión, siempre y cuando se vean reflejados los resultados esperados.

Verbigracia, si impartiéramos una capacitación sobre correcta identificación del beneficiario final al área de negocio, y posteriormente se reducen los errores en este sentido, estamos ante un escenario claro de que hemos realizado una inversión que agregó valor a nuestro negocio, sin importar el costo que haya conllevado.

En el mismo orden de ideas, podríamos afirmar que el cumplimiento en materia de prevención de lavado de activos sería imposible llevarlo a cabo sin el personal a nivel general no es capacitado, es lo mismo que tener un vehículo moderno y totalmente equipado, y no tener los conocimientos necesarios para conducirlo o utilizar las diferentes herramientas que tiene integrada.

Finalmente, es sumamente importante que los sujetos obligados estén conscientes de que el no cumplimiento, conlleva a consecuencias tanta internas como externas; las primeras se refieren a los diferentes riesgos a que se expone el negocio por no contar con una estructura de cumplimiento con los conocimientos necesarios y una cultura a nivel general del personal, y las segundas son las diferentes sanciones administrativas que hace referencia la Ley 155-17.