sábado, agosto 24, 2019
Inicio > Noticias > UASD y World Vision se unen en favor de la niñez dominicana

UASD y World Vision se unen en favor de la niñez dominicana

La organización de desarrollo humanitario y defensa de los derechos de la niñez, World Vision, anunció el inicio de una movilización de 40 días para educar a la población en cuanto a la realidad de la violencia contra la niñez en República Dominicana.

Como parte de esta iniciativa, World Visión estará entrenando a 50 estudiantes de la UASD en la metodología Escuela de la Ternura, que nace de la estrategia llamada Crianza con Ternura y que está compuesta por cinco acciones fundamentales: Acoger, Afirmar, Acompañar Consolar y Compadecer. Los módulos que contempla el taller de Escuela de Ternura son: Aprender a escuchar, Aprender a decir, Aprender a tocar, Aprender a sentir, Aprender a acompañar y Aprender a actuar. Los participantes a su vez se convertirán en multiplicadores de lo aprendido.

En un acto celebrado en la Biblioteca Pedro Mir de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), Joselyn Rivera, Coordinadora Nacional de Relaciones Eclesiales en World Vision, explicó a los asistentes que los 40 días por la niñez es una actividad que se lleva a cabo durante la Cuaresma y se desarrolla en más de 14 países de América Latina y el Caribe. Durante ese tiempo, los jóvenes y adultos organizan diversas actividades para poner en evidencia una de las realidades más alarmantes de nuestros días: el abuso en contra de los niños y niñas.

Además de la UASD, otras instituciones como la Universidad Nacional Evangélica UNEV, La Pastoral Juvenil de la Iglesia Católica, la Asociación Comunitaria por el Progreso (ACOPRO), la Red Interreligiosa a Favor de la Niñez (GNRC) y el Concilio Iglesia de Dios, participarán en la movilización de 40 Días Por la Niñez. El objetivo común es la colaboración en favor de la niñez de la República Dominicana por medio de la promoción de la revolución Cultura de Crianza con Ternura, porque investigaciones científicas han demostrado que las manifestaciones persistentes de ternura en la crianza proveen grandes probabilidades de que los niños y niñas sean personas seguras de sí mismas y que sostengan excelentes relaciones con los demás.